miércoles, 20 de abril de 2011

Blanca Portillo: “Me encanta crear grupos humanos que generen hechos artísticos”

Blanca Portillo ha recibido el Premio Picota del Jerte 2011, un galardón que reconoce la labor de aquellos profesionales que destacan, al igual que la Picota del Jerte por su autenticidad, calidad y excepcionalidad.

Hemos aprovechado este reconocimiento para charlar con ella sobre cómo entiende su trabajo y cómo vive uno de los retos más importantes que tiene ahora en marcha.

Blanca Portillo es una reconocida actriz, pero que no sólo dedica su labor profesional a la interpretación, sino que también lleva desde la década de los 90 trabajando en la dirección teatral y actualmente llegando a la producción escénica. Pero además, la profesionalidad y la calidad de su trabajo le ha llevado también a dirigir el Festival de Teatro Clásico de Mérida, el festival más antiguo de los que se celebran en España, considerado como el más importante de su género.

P: ¿Cómo vives que se identifique tu trayectoria y tu trabajo con valores como la calidad y la autenticidad?
Lo vivo con mucha emoción y me siento muy orgullosa de que digan eso de mi trabajo, la verdad, porque es una obsesión para mí hacer las cosas con calidad y rigor y con exigencia y buscar esa excelencia que nunca se sabe si se va a conseguir, pero que por lo menos hay que buscarla. Me hace mucha ilusión, me siento muy orgullosa por eso, porque no es al trabajo en concreto que haces, sino a una forma de entender las cosas.

P: ¿Cuáles dirías que son las claves para conseguir la excelencia en el trabajo?
Yo creo que tiene que ver con el rigor, con saber elegir, con exigirte a ti mismo cada día más, no esperar la exigencia desde fuera, ponértela tú, poner el listón bien alto. No hacer las cosas a medias nunca, sino a fondo y hasta el límite de tus posibilidades. Yo creo que eso es lo que posibilita que puedas hacer un trabajo realmente como tiene que ser, de calidad.

P: ¿Estar al frente de la dirección del Festival de Mérida es un reto? ¿Cuáles son tus objetivos?
Realmente el Festival de Mérida es un reto, sin duda, uno de los retos más difíciles, y más atractivos también, que te pueden plantear. Es un festival de una categoría enorme dentro de España, de Europa y del mundo. Yo lo sigo desde que tengo “uso de razón artística”, y lo admiro. Intento conseguir hacer las cosas con rigor y con calidad. Esa es un poco la idea de Festival que tenemos y que hemos presentado ya al Consorcio y que ha sido recibido muy bien afortunadamente. Queremos hacer un festival que sea muy fiesta para la ciudad y para todo aquel que pase por Mérida, que se convierta en un punto de referencia anual, que cada verano todos digamos: ¡ay! tengo que sacar entradas para Mérida, pongan lo que pongan, tengo que ir a Mérida.

P: ¿Qué significa ser una generadora de arte escénico?
Significa crear equipos humanos que consigan hacer trabajos artísticos, generar cosas no es fácil, una sola persona no puede generar casi nada, pero cuando encuentras un buen equipo puedes conseguir que entre todos se generen hechos artísticos, a mí me encanta crear grupos humanos creativos y en Extremadura he encontrado muchos.

P: Cuándo piensas en el Valle del Jerte ¿qué es lo primero que se te pasa por la cabeza?
Es una asignatura pendiente, porque yo tengo una imagen, que no sé si se corresponderá con la realidad, que tiene que ver con una naturaleza exuberante, con unos colores que nunca se ven o no suelen verse, tengo la imagen de un lugar que debe ser especialmente atractivo y que da ganas de quedarse. Por eso tengo muchas ganas de ir y ahora más.

P: ¿Cómo te gusta disfrutar de las mejores cerezas y picotas, las del Jerte?
Me encanta porque yo en cuanto llega el tiempo de las cerezas y las picotas las como a todas horas, como las pipas, cualquier momento es bueno para comértelas y de hecho llevo siempre en el bolso, con una bolsita, se comen con mucha facilidad, son sanísimas, porque es fruta lo que estás comiendo y me encanta, es una fruta que me gusta especialmente.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada